GasAtacama: centrales solares serán más baratas que el carbón

En el ámbito de las (energías) renovables hay una gran discusión que nos parece equivocada”, fue uno de los diagnósticos que hizo Rudolf Araneda, gerente general de la generadora GasAtacama, durante el seminario C Level Executive Summit, organizado por Diario Financiero y Ernst & Young.Según el ejecutivo, el problema es que “hay muchas de las compañías renovables que han introducido el concepto de que quieren subsidios”, mientras que la opinión de Araneda es que “lo que estamos observando es una caída rapidísima en el costo de desarrollo de estas energías”.

El gerente general se aventura a señalar que “en los próximos tres a cinco años el problema va a ser inverso, el costo de desarrollo de plantas fotovoltáicas en el norte va a estar claramente bajo el costo de desarrollo del carbón”. Entonces, señala, “el problema va a ser qué hacemos con la entrada de tanta energía renovable en un sistema que no se ha preparado adecuadamente”.

Dentro de ese contexto, y debido a la exigencia legal que existe de tener un porcentaje de las inyecciones en ERNC, es que la generadora está viendo cómo cumplirá con la normativa. Así, cuenta Araneda que GasAtacama está contemplando los suministros potenciales de otros desarrolladores y a su vez, sostiene acuerdos con la compañía alemana Notus para evaluar recursos eólicos y con una firma francesa, SolaireDirect, para ver proyectos solares. “Estamos evaluando qué inversión y costo unitario tendría un desarrollo eólico y fotovoltaico”, agregó.

Así, la generadora está evaluando con ellos, si participa directamente, compra terceros o invierte asociados. “Lo que estamos buscando es complementar nuestra oferta basada en gas, en términos que el precio adicional que vamos a incorporar no eleve la oferta que vamos a hacer” a las compañías mineras, dijo Rudolf.

La decisión será tomada por el directorio de la firma, en función de lo que pidan las mineras.

En todo caso, la oferta sería por 150 MW, considerando que la firma está embarcada en la construcción de un terminal de regasificación que le permita ofertar unos 500 MW. Araneda dijo que en el caso de la oferta de GNL, siguen las conversaciones para firmar un contrato con un proveedor de shale gas.

Vía DF

California apuesta por la energía solar con la planta más grande de EE.UU.

Los paneles solares del proyecto están colocados sobre el techo del enorme centro de distribución de la compañía de electrodomésticos Whirpool.

El mayor conjunto de paneles solares de Estados Unidos, con una superficie de unos 150.000 metros cuadrados, equivalente a 27 canchas de fútbol, ya están listos para producir energía desde Perris, a unos 100 kilómetros de Los Ángeles.

La responsable de esta gran instalación, que generará hasta 10 megavatios de energía, equivalente a las necesidades de 6.500 hogares, es la compañía eléctrica Edison del Sur de California.

Rudy Pérez, gerente del Proyecto de Techos Solares de Edison, dijo que el mayor reto a la hora de construir esta planta de energía solar fue diseñarla para que soporte los vientos y resista posibles terremotos.

Los miles de paneles del proyecto están colocados sobre el techo del enorme centro de distribución de la compañía de electrodomésticos Whirpool en Perris.

“Usamos techos ya instalados, lo que significa que es un proyecto ambientalmente más amigable que usar terrenos (baldíos), además, si lo comparamos con proyectos eólicos o de otro tipo, la energía solar se genera en tiempo pico, que es cuando Edison más la necesita, en medio de un día caluroso de verano”, dijo.

Según Pérez, la idea inicial arrancó cuando era gobernador Arnold Schwarzenegger, cuando se propuso una innovadora forma de generar 250 megavatios de potencia alternativa.

“El programa fue propuesto hace cuatro años en un esfuerzo por utilizar estos grandes tejados, de los cuales hay miles en el sur de California. Es muy amigable ambientalmente hablando y produce energía limpia, confiable y en horas pico”, insistió el directivo.

La idea fue instalar paneles en bodegas, pues poseen “grandes tejados y el edificio en sí mismo tiende a usar muy poca energía para su tamaño, por lo que es un lugar ideal transmitirle energía a la red”, afirmó.

Vía: La Tercera