Dos especies chilenas entre las 100 más amenazadas del mundo, según UICN

Aunque el sapo de Bullock fue descubierto en la década del 50, sólo se le ha visto tres veces desde 1992. Habituado a vivir en los troncos de los bosques templados del sur de Chile, en la cordillera de Nahuelbuta, esta pequeña rana es considerada un vestigio viviente y uno de los anfibios evolutivamente más distintos del planeta. Sin embargo, junto a los perezoso pigmeos y el camaleón de Tarzán ocupa los primeros puestos de la lista de las 100 especies más cercanas a la extinción, publicada ayer por la Zoological Society of London y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

El informe dice que la instalación de proyectos eléctricos en la zona y la tala de árboles tienen en peligro crítico al sapo de Bullock. Mientras que la extracción de las flores de Eriosyce chilensis o Chilenito, una cactácea que crece entre Los Molles y Los Vilos, explican que apenas tenga unos 500 individuos y que también se instale entre los 100 más amenazados.

El informe, titulado Priceless or Worthless? fue realizado por más de 8.000 científicos e identifica en 48 países los animales, plantas y hongos más amenazados del planeta y que se cree se les dejará morir, ya que ninguna de ellas ofrece beneficios económicos a los seres humanos.

“Todas las especies enumeradas son únicas e irreemplazables. Si desaparecen, no existe cantidad de dinero que las pueda recuperar”, dijo Ellen Butcher, coautora del informe. “No obstante, si aplicamos medidas inmediatas podemos ofrecerles la posibilidad de sobrevivir. Pero esto, exige a la sociedad su respaldo”. De hecho, medidas a favor de la conservación han dado buenos resultados con especies como el caballo de Przewalski (Equus ferus) y la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae), salvadas de la extinción.

 

Fuente: La Tercera