El mayor parque eólico del mundo, London Array, ya produce energía

En un comunicado conjunto, Tony Cocker, consejero delegado de E.ON UK -propietaria del 30 % del proyecto-, indica que “la puesta en marcha del parque no sólo es un hito para London Array, sino que marcará un antes y un después en el sector de las energías renovables”.

“Creemos firmemente que la electricidad que proviene de fuentes renovables jugará un papel clave a la hora de generar energía de forma sostenible, segura y asequible, y es por ello por lo que queremos reducir los costes de la energía eólica marina un 40 % para 2015”, señala.

London Array es un proyecto que comenzó a construirse en marzo de 2011 a unos 20 kilómetros de las costas de Kent y Essex, y abarcará una superficie de 245 kilómetros cuadrados.

El proyecto cuenta ya con 630 MW de potencia y hasta la fecha ha incorporado 152 turbinas de las 175 previstas en su primera fase de construcción.

Estas empresas también apuntaron que el parque tiene una capacidad combinada suficiente para abastecer de electricidad a más de 470.000 hogares en el Reino Unido.

Está previsto que cuando el proyecto esté completamente finalizado alcanzará un total de 870 MW de potencia instalada.

Por su parte, Benj Sykes, jefe adjunto del área eólica en DONG Energy en el Reino Unido -propietaria del 50 % del proyecto-, ha afirmado que, “con sus 630 MW instalados, London Array será el primero de una nueva generación de grandes parques eólicos marinos”.

Según Sykes, “ser capaces de desarrollar de manera eficiente grandes parques eólicos marinos y, además, aprovechar las sinergias en su construcción y operación es muy importante de cara a conseguir reducir los costes de la energía eólica marina”.

El consorcio de compañías que lo está desarrollando tiene previsto completar esta primera fase -que ocupará 90 kilómetros cuadrados e incorpora 175 turbinas con una capacidad combinada de 639 MW- a finales de 2012.

Cuando la segunda fase se haya completado tendrá una capacidad total de 870 MW.

Vía: noticiasambientales.com.ar 

Los combustibles fósiles reciben más ayudas que las renovables

Las subvenciones para las energías renovables, incluyendo la energía solar y eólica, han estado repuntando pero aún son eclipsadas por las ayudas a los combustibles fósiles, según muestra una nueva investigación. Las ayudas totales para las renovables fueron de 65.000 millones de dólares en 2010, mientras que los combustibles fósiles recibieron entre 775.000 millones y un billón de dólares en 2012, según Worldwatch Institute, una organización de investigación medioambiental global con sede en Washington, D.C.

La discrepancia puede explicarse en parte por el hecho de que las renovables aún suponen una porción mucho más pequeña del total de energía. Tomando las subvenciones por unidad de Kilovatio hora (kWh), éstas son en realidad mayores para las energías renovables.

Teniendo en cuenta estadísticas de 2009, la producción de energía renovable recibió ayudas por valor de 1,7 céntimos a 15 céntimos por kWh, comparado con los 0.1 a 0,7 céntimos por kWh que recibieron los combustibles fósiles.

La organización de investigación medioambiental señaló, sin embargo, que las subvenciones para las renovables caerán probablemente a medida que las tecnologías se hagan más eficientes, entre otros factores.

Worldwatch argumenta que lo que los estados no están considerando cuando subvencionan el combustible fósil es los costes ocultos para los contribuyentes en términos de daño a la salud humana y medioambiental.

“Las ayudas al combustible fósil cuestan 120.000 millones de dólares a Estados Unidos en contaminación y costes relacionados con el cuidado sanitario cada año. Pero estos costes no se reflejan en los precios del combustible fósil”, explicó la organización, citando datos del gobierno estadounidense.

“Estos llamados costes ocultos, o externalidades, son de hecho costes muy reales para nuestras sociedades que no repercuten en el contaminador y el beneficiario de la producción, sino en todos los contribuyentes”, afirmó Worldwatch.

Según el grupo de investigación, hacer que los combustibles fósiles sean más baratos contribuye a continuar cayendo por el mismo camino de dañarnos a nosotros mismos.

En contraste, si las ayudas al combustible fósil se eliminaran y se diera más apoyo a las renovables, los gobiernos disfrutarían de numerosos beneficios.

“Tal cambio podría ayudar a crear una ganancia triple para las economías nacionales al reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero, generando crecimiento económico a largo plazo y reduciendo la dependencia de las importaciones de energía”, manifiesta la organización con sede en Washington, D.C.

Por ejemplo, sin ayudas al combustible fósil, para 2020, el consumo global de energía se reduciría casi un 4%, mientras que la demanda de gasolina se reduciría unos 3,7 millones de barriles al día, la demanda de carbón caería unas 230 toneladas y la demanda de gas natural también caería significativamente, informa Worldwatch, citando datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Además, se podría esperar que las emisiones de dióxido de carbono cayeran un 4,7% en 2020 y alrededor de un 5,8% en 2035.

“Una eliminación gradual de las subvenciones al combustible fósil nivelaría el campo de acción para las renovables y también nos permitiría reducir el apoyo a las fuentes de energía limpia. Después de todo, los combustibles fósiles se han beneficiado de un apoyo gubernamental masivo en todo el mundo durante cientos de años”, señaló Worldwatch. Sin embargo, el grupo subrayó que el progreso hacia una eliminación gradual total de las ayudas al combustible fósil ha sido insignificante.

Fuente lagranepoca.com

Presentan proyecto por US$ 500 millones para desarrollar parque eólico en Freirina

El desarrollo tendrá una potencia instalada de 240 MW y busca abastecer a los proyectos mineros de la zona. La compañía Mainstream Renewable Power, presentó ante el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) un proyecto por US$ 500 millones para desarrollar un parque eólico en la comuna de Freirina, en la Región de Atacama. El Diario 02 de octubre 2012.

El proyecto:

El desarrollo denominado Parque Eólico Sarco implica generar un máximo de 740 GWh /año de energía eléctrica con una potencia instalada de 240 MW. Todo esto a través de 95 aerogeneradores, de no más de 2,5 MW, de última generación, señala Mainstream Renewable Power y agrega que el proyecto también implica la construcción de una subestación de transformación eléctrica de salida, una subestación de transformación eléctrica seccionadora y redes de conducción aérea y subterránea. El aerogenerador de mayor envergadura contemplado para el Parque Eólico Sarco tendrá una altura de torre de 100 metros y un diámetro de rotor que llega a los 112 metros.

Energía para la zona:

La compañía explica que este parque ayudará en la creciente demanda de energía eléctrica por parte de las actividades de la minería en la región como por ejemplo el Proyecto Caserones, Pascua Lama de Barrick; Relincho y Cerro Casale, entre otros. “Por lo cual la energía generada por el proyecto ayudaría a afrontar estas grandes demandas”, explica en su presentación.

En total, se construirán 56 kilómetros aproximadamente de tendido eléctrico aéreo, desde las subestaciones para luego salir a la línea Maitencillo-Punta Colorada e ingresar al Sistema Intreconectado Central (SIC).

Bonos de carbono:

Los desarrrolladores del parque eólico contemplan, además, la posibilidad de generar bonos de carbono asociados al desplazamiento de energía generada con combustibles fósiles en diferentes centrales proyectadas a futuro.

En caso de adoptar esta decisión, gestionarán la emisión de certificados de reducción de emisiones “a través del Mecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kyoto”, señala la presentación.

Estos bonos, dice la empresa, favorecerán los indicadores financieros del proyecto, “debido a los ingresos generados por su venta, implicando finalmente una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero”, puntualiza.

La compañía contempla la posibilidad de generar bonos de carbono. Se construirán 56 kilómetros de tendido eléctrico entre las subestaciones para luego salir al SIC. Cerca de 95 arogeneradores requerirá el proyecto que ingresaron ayer al SEA.