Cuánto cuesta al medio ambiente un anillo de oro

El 70 por ciento de la producción mundial de oro se emplea para producir joyas. Pero el precio de la vanidad es caro: destrucción del medio ambiente y guerras se extienden, hasta hoy, a lo largo del camino del oro. Los precios del oro vienen repuntando a máximos históricos en medio de las preocupaciones de los inversionistas por la crisis de deuda en los países del euro y en EE.UU. Pero, ¿de dónde ha salido ese oro que cotiza la bolsa? ¿O el que varias parejas acaban de intercambiar, en forma de anillos de compromiso matrimonial, en cualquier parte del mundo?

Cianuro de potasio

En la minería industrial se emplea mucho cianuro de potasio, como elemento químico para desprender el oro de la piedra. Así que la producción de uno solo de los tantos anillos matrimoniales que rondan por el mundo, viene acompañada de unas 20 toneladas de residuos tóxicos que contaminan el manto freático, son vertidas a los mares, o tornan inhabitables regiones enteras. Lo que queda, cuando el negocio deja de ser rentable, es un paisaje lunar contaminado, en el que ni el suelo ni las aguas pueden ser aprovechados.

182.000 toneladas de cianuro de potasio se emplean cada año en todo el mundo para obtener el preciado metal. La cantidad equivalente a un grano de arroz basta para matar a una persona. Los operadores deben almacenar y desechar el material de forma segura, pero generalmente se hace en contenedores abiertos o piletas, donde se supone que se seque ese caldo residual.

Una y otra vez suceden accidentes, pequeños o grandes, como el del año 2000 en la localidad rumana de Baia Mare. Allí, tras quebrase el dique en torno a una pileta, unas 100.000 toneladas de cianuro y residuos de metales pesados estuvieron fluyendo durante tres semanas, a través de los ríos Tisza y Danubio, hasta el Mar Negro. Masivos envenenamientos de animales afectaron no sólo a Rumania, sino también a Hungría y a Serbia.

Envenenamiento de pozos

Muchos de los pozos de los alrededores de Baia Mare permanecen contaminados hasta hoy, para desgracia de animales y pobladores. La operadora de la mina de oro, la empresa rumano-australiana Aurul, siguió explotándola apenas cuatro meses después bajo otro nombre, pues Aurul se había declarado en quiebra para no tener que responder por los daños. La “nueva” Transgold, se hizo cargo del negocio, mas no de la catástrofe ambiental.

Y la historia se repite en todo el mundo, da igual si es es en Asia, África, América Latina o Europa; en Perú, Colombia, Papua Nueva Guinea, Congo o Ghana: un par de empresas transnacionales dominan el mercado, acaparan concesionarias en países de relajadas regulaciones ambientales, y desaparecen cuando la mina deja de ser rentable. No importa que no hayan ocurrido accidentes, detrás quedan montañas y lagos de residuos estancados, filtraciones a los suelos y a las aguas cercanas.

Friedhelm Korte, químico de la Universidad Técnica Weihenstephan, de Múnich, presenta un balance ambiental de la producción de oro: 250.000 toneladas de mineral se muelen anualmente en una mina promedio y se amontonan sobre una superficie de 1,5 hectáreas, en la que se rocían con 125 toneladas de solución de cianuro, además de 365 metro cúbicos de agua industrial.

Con la obtención promedio de tres gramos de oro por tonelada de mineral, la ganancia anual de esta “mina promedio” asciende a 750 kilogramos de oro. En muchas minas, sin embargo, se obtiene apenas un gramo de oro, mientras producen una tonelada de residuos y los mismos daños ambientales que las más productivas.

Además, la industria produce anualmente decenas de miles de toneladas de lodos que contienen metales pesados altamente tóxicos como el plomo, el cadmio, el cobre, el mercurio y el arsénico. “En ese proceso de lavado se extraen y juntan cientos de sustancias que reaccionan entre ellas de forma inexplorada”, advierte Korte. “Si tan sólo se tuviera que desechar ese lodo como basura tóxica, como es usual en cualquier otra industria, el oro sería mucho más caro”, dijo el profesor muniqués a la revista de Greenpeace.

Pero sólo las grandes catástrofes hacen titulares,. Aunque luego son prontamente olvidadas. El precio social y ecológico del oro, que se utiliza en un 70 por ciento para confeccionar joyas, no tiene indicadores de bolsa y apenas es tema en los medios.

Oro sangriento

El oro, pero también los diamantes y los minerales que utiliza la industria electrónica como tantalio, estaño o tungsteno, financian hoy en día guerras y guerras civiles. “Minerales sangrientos” se les llama. Y los usamos, por ejemplo, “cada vez que enviamos un SMS.

EE.UU. ya aprobó una ley que obliga a la industria electrónica a demostrar que sus recursos no provienen de la región en conflicto del Congo. Los activistas luchan porque la legislación se extienda al oro y al tantalio. Pero más sentido tendría una regulación internacional. En la Unión Europea, científicos alemanes, por ejemplo, trabajan en un sistema que compruebe el origen de los minerales, al estilo de las huellas digitales humanas. Otra posibilidad sería la certificación ecológica del mineral.

La mejor solución sería reciclar todo el oro que ya poseemos en joyas: cada anillo de bodas reciclado, nos ahorraría 20 toneladas de desechos tóxicos. Otra pregunta sería, quizás, para qué: ¿para volver a emplear un gran por ciento en producir nuevas joyas que adornen nuestra vanidad? ¿O para que los inversionistas aseguren sus activos?.

Por: Emilia Rojas Sasse

Vía: diarioecologia.com

Guía para ahorrar energía y agua en casa

La mayoría de veces ahorrar energía y agua es sólo cuestión de cambiar ciertos hábitos de consumo, otras veces vale la pena invertir cierto dinero en cambios tecnológicos que a la larga te supondrán un ahorro que también notarás en la factura.

Acá algunos tips para ahorrar energía y agua en casa:

Ahorro de energía:

Iluminación

[checklist]

  • Aprovecha al máximo la luz natural. Pinta las paredes y el techo de colores claros, reserva las estancias más luminosas para las habitaciones donde pasas mayor tiempo y distribuye los muebles en función de como aprovechar mejor la luz.
  • Aunque parece una obviedad, mucha gente no apaga la luz cuando sale de una habitación.
  • Mantén limpias de polvo las bombillas y lámparas para aprovechar mejor la luz.
  • Evita comprar lámparas con muchas bombillas, proporcionalmente consumen mucha más energía que las lámparas con una sola bombilla.
  • Es un falso mito que dejar los fluorescentes encendidos consume menos energía que si se encienden y apagan cada vez. Apagar el fluorescente cuando no se necesita es la manera en que se consume menos energía.
  • Estudia la posibilidad de cambiar la compañía eléctrica tradicional por una que solo comercialice con energía 100% renovable.
  • Hay varias empresas en el mercado y cooperativas que se dedican a eso.

[/checklist]

Aire Acondicionado / Calefacción
[checklist]

  • Ahorra en aire acondicionado. Cierra las persianas las tardes de verano, si el sol entra directo, el calor se acumula en la estancia y permanece durante la noche.
  • El lugar mas apropiado para colocar el aire acondicionado es la parte sombreada de tu casa. En días calurosos enciende el equipo antes de que tu casa se caliente.
  • No exijas mucho frío al aire acondicionado al momento de ponerlo en marcha. No refrescará la habitación más rápidamente, sólo gastará más energía.
  • Limpia o remplaza los filtros periódicamente. Unos filtros sucios obligan a trabajar más al ventilador.
  • Utiliza mejor un ventilador para refrescarte siempre que puedas, consume mucho menos y evitarás resfriarte.
  • En invierno mantén las persianas abiertas cuando entre el sol directo por la ventana, el calor permanecerá durante la noche.
  • Las noches de invierno, baja las persianas y corre las cortinas para aislar del frío.
  • No debe haber una diferencia de temperatura superior a los 10/12°C entre la temperatura exterior y la que se produce en el interior.
  • Recuerda purgar los radiadores al principio del invierno.
  • Cierra la calefacción en las habitaciones vacías o que utilices poco.
  • Por la noche, apaga la calefacción o mantén el termostato a 16º. No la enciendas hasta la mañana una vez hayas ventilado. Recuerda que 10 minutos son suficientes para ventilar una habitación.
  • Televisión y equipos informáticos
  • El televisor constituye un 10% de la factura de la luz. Comparte los momentos de televisión con amigos y familia y regula el brillo y contraste para maximizar el rendimiento.
  • La pantalla es la parte del ordenador que más consume, así que utiliza un salvapantallas negro. Apaga el monitor en ausencias breves y todo el equipo en ausencias mayores de media hora.
  • Los aparatos en modo pausa o stand-by siguen consumiendo electricidad, es el llamado consumo “fantasma”. Se calcula que en España este consumo puede suponer a una familia el 12% de su factura anual de electricidad. Una buena forma de controlarlo es conectar varios equipos (TV, DVD, TDT) a una regleta con interruptor, así podrás conectar y desconectarlos todos a la vez.
  • Desenchufa los cargadores cuando termines de utilizarlos. Mientras están enchufados consumen.
[/checklist]

En la cocina
[checklist]

  • Hierve sólo el agua que necesitas y tapa la olla, calentarás más rápido y consumirás menos.
  • Regula el fuego. Cuando la comida llega al punto de ebullición se puede poner el fuego al mínimo.
  • Prefiere las ollas a presión siempre que puedas, son mucho más eficientes. Las cazuelas de hierro, acero inoxidable o barro son preferibles a las de aluminio.
  • Mantén limpios los quemadores de la cocina, si se atascan consumen más.
  • Utiliza el fogón más apropiado al tamaño de la cazuela o sartén. Recuerda que el fondo del recipiente debe ser mayor que el diámetro del fogón para aprovechar mejor el calor.
  • Evita abrir la puerta del horno mientras esta en marcha, además de perder una gran cantidad de calor cada vez que se abre la puerta, haces que el alimento tarde más en cocinares. Apaga el horno unos instantes antes con el fin de aprovechar el calor residual para terminar la cocción.
  • El microondas consume un 70% menos de energía que el horno.
  • Compra alimentos de temporada y producidos en tu localidad que no han sido transportados largas distancias ni refrigerados. Son más respetuosos con el medio ambiente y favoreces la economía local.
[/checklist]

Lavadora
[checklist]

  • Utiliza la lavadora con la carga completa siempre que puedas. La media carga utiliza más energía proporcionalmente.
  • El 85% de la energía que consume la lavadora la utiliza para calentar el agua. Utiliza programas de 30º-40º grados que gastan mucha menos energía y son menos dañinos para tu ropa.
  • Mantén limpio el filtro de la lavadora para optimizar su funcionamiento.
  • Evita utilizar la secadora y tiende fuera siempre que puedas. En caso de utilizarla, centrifuga la ropa antes de meterla para eliminar el exceso de humedad. Si tiendes dentro de casa, la humedad de la ropa enfría el ambiente y en invierno necesitarás subir la calefacción.
[/checklist]

Refrigerador
[checklist]

  • La nevera es uno de los electrodomésticos de la casa que más energía consume, por ello hay que prestarle más atención.
  • Una temperatura de 6º para el frigorífico y -18ª para el congelador es suficiente para conservar los alimentos.
  • Mantén las paredes del congelador sin hielo. El hielo hace de aislante y provoca que el motor tenga que trabajar más.
  • Vigila que las rejillas de ventilación no estén obstruidas y mantén limpia la parte trasera, el polvo también actúa como aislante.
  • Comprueba que las gomas de las puertas cierran herméticamente. Límpialas periódicamente y aplica un poco de talco para mantener su elasticidad.
  • Llama al servicio técnico si la nevera hace ruido constantemente, significa que el motor funciona sin parar.
  • Abre la puerta de la nevera el menor tiempo posible
  • Descongela los alimentos en la nevera para aprovechar ese enfriamiento.

[/checklist]

Para ahorrar agua
[checklist]

  • Revisa y repara las fugas de agua.
  • Vigila que ningún grifo gotee. Un grifo que gotea gasta innecesariamente 30 litros de agua diarios.
  • Asegúrate de que el inodoro no pierde agua. Normalmente las fugas grandes pueden detectarse fácilmente por el ruido, pero una pequeña fuga es más difícil de detectar. Para detectarla coloca colorante alimentario en la cisterna, espera 15 minutos y comprueba que no haya restos en la taza.
  • Haz un test de fugas. Para ello primero asegúrate de que todos los grifos de la casa están cerrados, incluidos aspersores, inodoros, lavadoras, etc. Localiza el contador del agua y apunta el número que marca, espera 15min y vuelve a mirar el contador. Si el número ha cambiado, es probable que tengas una fuga.
  • Nunca tires el aceite de la cocina por el desagüe. Lo mejor es colarlo y almacenarlo en un recipiente para llevarlo a un punto de reciclaje. Si te es imposible, tíralo a la basura en botellas o bien, directamente al cubo empapando papel de periódico.
[/checklist]

En la cocina
[checklist]

  • Lava los vegetales en un recipiente y reutiliza el agua para regar las plantas.
  • No descongeles los alimentos bajo el chorro del agua. Además de gastar agua, los alimentos pierden nutrientes.
  • A la hora de fregar los platos a mano, llena una pila para enjabonar y otra para aclarar. Esto supone un ahorro de 115 litros.
  • Un lavavajillas con la carga completa gasta menos agua que un lavado a mano.
  • Recoge el agua que corre mientras esperas que llegue el agua caliente. Esta puedes utilizarla para el inodoro, regar, limpiar…
  • Los posos de café sirven para desatascar tuberías, pero tirarlos con frecuencia por el desagüe significa aumentar la carga de trabajo de las depuradoras.
[/checklist]

En el baño
[checklist]

  • No utilices el inodoro como cubo de la basura para tirar papeles o colillas. Cada vez que tiras de la cadena por tirar un papel gastas entre 6 y 10 litros dependiendo de la carga de la cisterna.
  • Cierra el grifo cuando te lavas los dientes y te afeitas. Puedes utilizar un vaso para enjuagarte o para limpiar la cuchilla.
  • Una ducha puede gastar más agua que un baño dependiendo de lo larga que sea. Regular la presión y cerrar el chorro mientras te enjabonas te harán ahorrar agua.
[/checklist]

En el jardín

[checklist]

  • Riega durante el anochecer, evitarás perdidas por evaporación.
  • El viento reseca mucho las plantas, protege tu jardín del viento con muros, vallas, setos, etc. Tampoco conveniente regar en días de viento.
  • Elije plantas autóctonas para tu jardín que puedan vivir con el agua de la lluvia. También puedes poner especies que necesiten poca agua como cactus, palmeras aloes, etc.
  • Diseña el jardín agrupando las especies según el agua que necesiten.
  • Para limpiar calles y patios utiliza una escoba en vez de una manguera.
  • Es mejor regar arboles y arbustos pocas veces pero abundantes. Las plantas desarrollan mejor sus raíces y se hacen más resistentes a las sequías.
  • El césped es una planta de clima lluvioso que necesita mucha agua. Si tienes césped déjalo crecer hasta los 5/6 cm que es cuando menos agua necesita y evita plantarlo en zonas marginales o con pendientes fuertes.
[/checklist]

Par conocer la guía completa, revisa en:
www.ventadepisos.com