Contraloría acepta investigar Municipalidad de Maipú:   FONDOS DESTINADOS A EDUCACIÓN FUERON DESVIADOS A COMPRA DE PELUCHES

Contraloría acepta investigar Municipalidad de Maipú: FONDOS DESTINADOS A EDUCACIÓN FUERON DESVIADOS A COMPRA DE PELUCHES

 

Gracias a la gestión de los concejales de la Municipalidad de Maipú, Gonzalo Ponce del Partido Ecologista Verde y Ariel Ramos, junto a un grupo de parlamentarios de oposición, la Contraloría General de la República inició una auditoría para investigar la adquisición de peluches por parte de la Corporación Municipal de Educación CODEDUC, y cuya responsabilidad recaería en la alcaldesa de la comuna Cathy Barriga.

La compra se habría realizado específicamente con cargo al Fondo de Apoyo a la Educación Pública, PAEP, destinado a perfeccionamiento docente y mejoras en infraestructura en recintos educacionales. Esto habría motivado a finales de 2018 la solicitud por parte de las autoridades municipales y diputados para investigar la forma en que se están gastando los recursos que maneja la alcaldía.

Para Gonzalo Ponce, quien ha tomado un rol relevante en la fiscalización de los recursos de la alcaldía desde los inicios de su gestión, “la situación es grave, considerando que son fondos para educación, es decir, para ser invertidos en los niños y niñas de Maipú y no en peluches, que más bien parecen tener un carácter publicitario y bastante frívolo.

Ponce rebatió los argumentos que Barriga expuso en sus redes sociales en cuanto a que los peluches habrían sido un incentivo para aumentar las matriculas en los colegios municipales de Maipú. “Esta justificación es, por decirlo menos, incoherente, con el fin que tienen estos recursos destinados a educación.  Espero que esta iniciativa ayude a persuadir a la alcaldesa a que invierta en Maipú y no en enaltecer su imagen, a costas de estos valiosos recursos”, puntualizó la autoridad ecologista.

A raíz de esta denuncia, la Contraloría estará en la municipalidad investigando durante el primer semestre del año en curso y se espera que los resultados se conozcan terminado dicho periodo. De comprobarse la falta, no sería la primera vez que la alcaldesa es sancionada por el ente contralor, ya que  en octubre del 2018 fue amonestada tras protagonizar el video “Kiki Challenge”, donde aparece realizando un peligroso desafío.

La sanción por el uso de medios municipales para una actividad que no guarda relación con el cargo implica el descuento de 10% del sueldo mensual y una anotación de demérito en el factor de calificación de dos puntos.  En el caso de la alcaldesa, el 10% se aplica a su salario, cuyo monto asciende a $5.398.016.

La labor de la Contraloría en el ámbito municipal se hace imprescindible para el uso eficaz de los recursos, contando los concejales y parlamentarios con una herramienta que les permite solicitar las investigaciones correspondientes cuando estos no han sido destinados al fin  público respectivo.