Pirotecnia, ¿tradición o derroche?

Pirotecnia, ¿tradición o derroche?

Por Gustavo Mardones, veterinario y ecologista de Villa Alemana 

Larga es la discusión que se asoma todos los años respecto al uso y abuso de los famosos Fuegos Artificiales en las fiestas de fin de año, donde bastante avanzo Coaniquem al dejar en evidencia el daño que su mal uso causaba en los niños con dolorosas quemaduras o amputaciones, ahora nuestra preocupación se centra en la conveniencia del uso de la pirotecnia para animar las fiestas a costa de un impacto muchas veces negativo en el entorno, ya es sabido que el estruendo causa un estado de estrés significativo en recién nacidos, niños pequeños y aquellos con autismo, pero también genera un impacto en los animales domésticos y la fauna silvestre, mucho de estos efectos se evidencian al día siguiente, cuando se ven aves muertas, perros atropellados o incluso empalados en las rejas tratando de escapar, además de esto se han generado otros incidentes como incendios forestales en los pastizales cercanos a las detonaciones.

Todo estas situaciones nos llevan a reflexionar sobre su conveniencia y preguntarnos porque no usar otras alternativas, sin sonido o lumínicas como están avanzando en algunos países, e incluso en algunos municipios chilenos pero no en todos, donde de manera obstinada los Alcaldes se han opuesto a escuchar la voz de sus Concejos Municipales, demostrando que un poco de rédito político populista pesa más que la opinión reflexiva una parte de de la ciudadanía, actuando de manera infantil e irresponsable, sin considerar que muchas de estas comunas cuentan con severos problemas donde ese dinero puede ser utilizado de una manera más adecuada y responsable para el beneficio de los vecinos y no solo quemar dinero en unas pocas luces y estruendo que duran unos minutos y desaparecen en el cielo.