15 de noviembre: DÍA MUNDIAL DEL AIRE PURO

15 de noviembre: DÍA MUNDIAL DEL AIRE PURO

Este día fue instaurado por la Organización Mundial de la Salud en 1977 para crear conciencia sobre el impacto de nuestras actividades en el deterioro del medio ambiente y, en consecuencia, en el aire que respiramos y en nuestra salud. Desde entonces, se celebra cada año, el tercer jueves de noviembre.

En las últimas décadas, la calidad del aire ha empeorado hasta convertirse en la cuarta causa de muerte prematura en el mundo según el Banco Mundial. Países como India o China se encuentran entre los más afectados.

Más que el sida, más que la tuberculosis y la malaria. Respirar causa cuatro veces más muertes que estas tres enfermedades juntas: siete millones al año, casi tantas como todos los cánceres. Porque el aire que inspiran nueve de cada diez humanos está contaminado, en mayor o menor medida. Los datos, que  publicó este año la Organización Mundial de la Salud (OMS), son muy similares a los del anterior informe de contaminación del aire, que la agencia dio a conocer en 2016. Y eso es una mala noticia: en estos dos años no ha habido progresos significativos.

Las principales fuentes de contaminación del aire por partículas son el uso ineficiente de la energía en los hogares, la industria, los sectores de la agricultura y el transporte y las centrales eléctricas de carbón. En algunas regiones, la arena y el polvo del desierto, la quema de desechos y la deforestación son fuentes adicionales de polución, que también puede agravarse por factores geográficos, meteorológicos y estacionales. Todas estas partículas penetran en el organismo a través de los pulmones y el sistema cardiovascular. Estos siete millones de muertes, según los cálculos de la OMS están causadas en su gran mayoría por cinco dolencias, que algunas veces se dan de forma simultánea: neumonía, ictus, cardiopatía isquémica, enfermedad obstructiva pulmonar crónica y cáncer de pulmón.

Los más afectados son los niños —en ellos recaen la mayor parte de los casos de neumonía—, las personas que realizan sus trabajos en exteriores y las mujeres, ya que son sobre todo ellas las que se encargan de las tareas domésticas y la contaminación generada en interiores, para cocinar, iluminar y generar calor es responsable más de la mitad de todos los fallecimientos por aire contaminado.

Por eso, no queremos más ZONAS DE SACRIFICIO, no queremos más carbón y actividades tóxicas, pero también necesitamos conciencia para consumir sin contaminar. Potenciar la educación ambiental a todo nivel. No como algo abstracto sino como  herramienta para desarrollarnos como personas, pero también como  instrumento para comenzar a estrechar aún más las brechas de desigualdad que tenemos.

Hoy, es un día de compromisos