9 DE AGOSTO: EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

9 DE AGOSTO: EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS

Hoy 9 de agosto, es el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, día que busca reivindicar la importancia de proteger los derechos culturales, sociales, medioambientales, entre otros, de estas comunidades.

En esta jornada, la ONU ha hecho un llamado para apoyarles y garantizarles sus derechos humanos, especialmente en un momento en el que muchos de ellos están migrando.

“La migración es una oportunidad, pero también conlleva riesgos inherentes. Muchos migrantes indígenas viven en condiciones poco seguras e insalubres en las zonas urbanas. Las tasas de trata y otras formas de violencia son desproporcionadamente elevadas entre las mujeres y las niñas indígenas. Los jóvenes indígenas se enfrentan a cuestiones complejas con respecto a su identidad y sus valores”, ha dicho el Secretario General en su mensaje para el Día.

Según cifras de la ONU, la población indígena equivale hoy en día a 370 millones de personas aproximadamente, es decir, más del 5% de la población mundial y, sin embargo, se encuentran entre las poblaciones más desfavorecidas y vulnerables representando el 15 por ciento de los más pobres.

Cada año, desde 1994 y a través de la resolución 49/214, la ONU trata un tema que exprese las necesidades actuales de estos pueblos. El tema de este año es: “Migración y desplazamiento de los pueblos indígenas”, centrándose principalmente en la migración hacia las zonas urbanas y fuera de sus países.

De acuerdo al último Censo, en Chile, un 12,8% de la población de Chile se considera perteneciente a un pueblo  originario. Los mismos datos del INE dan a conocer percepciones negativas y manifestaciones de racismo en nuestra sociedad.

Las estadísticas demuestran que un 63,1% de la población chilena considera que los miembros de pueblos originarios no se caracterizan por ser personas trabajadoras, ni agradables (71,7), ni humildes (65,7), ni educadas (73,4), ni solidarias (69,3); y que parte de sus integrantes tienden a ser violentos (81,6), rebeldes (82,9), flojos (69,1), extraños (65,2) y desagradables (67,4). Esto habla muy mal de nuestra sociedad contemporánea.

También en la presente jornada, la institución pro defensa Derechos Humanos, Amnistía Internacional , presentó su informe “Pre-Juicios Injustos”, un detallado estudio sobre la criminalización del pueblo mapuche a través de la Ley Antiterrorista en Chile, que pone de manifiesto los juicios viciados en contra de comuneros que han sido imputados por diversos delitos. Un estudio que llama la atención sobre la estigmatización que el Estado chileno hace al pueblo mapuche:

“Amnistía Internacional ha constatado con preocupación que, en las acusaciones y resoluciones de ambos juicios, se perciben diversos elementos estigmatizantes y discriminatorios que llevaron a las autoridades judiciales a condenar a miembros del Pueblo Mapuche, repitiendo los patrones que ya desde la sentencia Norín Catrimán y otros la Corte Interamericana ha condenado”, señala el texto.

Amnistía International, también se encarga de recordar que la Ley Antiterrorista ha sido condenada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por la evidente violación de los derechos a quienes son procesados bajo esta normativa instaurada en 1984 por la dictadura de Augusto Pinochet.

También el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), ha planteado recomendaciones al Estado, entre estas, llamando a que el Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo avancen en el reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas, sus derechos y la condición pluricultural del Estado y la sociedad, de acuerdo a los estándares internacionales de derechos humanos.

Además, ha pedido al Estado de Chile que agote los esfuerzos necesarios para garantizar el derecho humano a la integridad y seguridad personal de todos los habitantes de La Araucanía y de regiones aledañas.

El INDH ha planteado la necesidad de avanzar en la adopción de marcos normativos y políticas públicas que permitan revertir los niveles de violencia ocurridos en el marco del conflicto intercultural que afectan a todos y todas quienes habitan en esta parte del país. Esto, con el  fin de cumplir con lo establecido en el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, especialmente lo relacionado con el pleno goce de los derechos humanos y libertades fundamentales.

También, en su Informe Anual 2017, el INDH recomendó a los poderes colegisladores consideren los aportes de la Consulta Indígena desarrollada en torno al proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas y el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, y proteger así sus territorios ancestrales y su derecho a vivir en un medioambiente libre de contaminación, entre tantos otros derechos. En esa misma línea, se recomendó al Congreso Nacional promover la mayor participación posible de los pueblos indígenas en el proceso de discusión de dicho proyecto.

Los ECOLOGISTAS en nuestros postulados tenemos muchos puntos en común con las demandas de los Pueblos Originarios. Los pueblos originarios en general han mantenido sistemas de vida acordes con su  cosmovisión de cuidado y complementación con la naturaleza,  valorando  y respetando a todas las especies y ecosistemas que aportan al mantenimiento de la vida.

Su concepto comunitario además incluye a  niñas, niños, jóvenes, hombres y mujeres, todos aportando cooperativamente al “buen vivir” de su comunidad.

Estos pueblos y sus valores deben ser reconocidos e integrados a la cultura y convivencia nacional.

Por ello en este día y desde estas líneas, llamamos al país a luchar por estas demandas, que son las demandas para avanzar en la construcción de  una sociedad pluriétnica. Un Chile verdaderamente Justo, Sustentable y Democrático.

 

SÚMATE AL BUEN VIVIR…!