¡Ahed Tamimi, libre!

¡Ahed Tamimi, libre!

La adolescente palestina Ahed Tamimi, de 17 años, ha salido este domingo por la mañana de la prisión israelí de Hasharon —situada en Even Yehuda, centro de Israel—, donde ha pasado los últimos ocho meses, y ha llegado a su casa, en Cisjordania, envuelta en un mar de lágrimas, arropada por sus familiares, que no paraban de abrazarla y besarla. “La resistencia continuará hasta que la ocupación termine”, han sido sus primeras palabras, ya en su hogar. En la muñeca llevaba una pulsera con la bandera palestina y al cuello, una kufiya —el típico pañuelo palestino blanco y negro— que se ha puesto nada más bajar del vehículo del Ejército en el que fue trasladada al paso militar al noroeste de Ramala (Cisjordania), donde la esperaban los suyos.

La joven se hizo mundialmente conocida tras aparecer en un vídeo abofeteando a un soldado israelí el pasado 15 de diciembre en la puerta de su casa. Los hechos sucedieron durante una redada del Ejército hebreo en Nabi Saleh, el pueblo palestino en el que vive la familia Tamimi, en Cisjordania. La escena, en la que también aparecía su prima, Noor Tamimi, fue transmitida en directo a través de las redes sociales por su madre, también detenida y condenada a la misma pena.

Desde mediados de junio del presente año, el eco-diputado Félix González mantuvo la foto de la joven palestina  en su pupitre del escaño que ocupa en la Cámara, señalando que su foto representa a todas las personas encarceladas por defender una causa justa. “La retiraré cuando el gobierno israelí la libere”, había prometido.