Eco-ambientalismo

1379230_10202326355258235_1998278256_nCompartimos esta reflexión, como un aporte al debate nacional e interno de los Ecologistas Verdes, de cara al escenario político surgido en este año 2014.

ECO-AMBIENTALISMO

Jorge H. Callejas G.

Los “ecologistas”.o “Verdes” llevan el concepto de Ecología más allá de su contexto estrictamente biológico, incorporando a la vida orgánica la vida social y la calidad genérica de vida resultante.

Este alcance – al cual se incorporan matices filosóficos y hasta esotéricos – deviene en una pérdida de su rigor biológico – para ganar una dimensión humanista holística. Los fenómenos atingentes están relativizados a situaciones existentes o modelos singulares en una visión integradora.

Debemos entenderlo mejor como una ideología genérica o imaginario de sensibilidad individual a una orientación socio-política ambientalista, apoyada en antecedentes de alguna base técnica.

Esto es, una forma cultural genérica del ideario social ya “globalizado” para los sectores educados principalmente urbanos, motivados hacia una mejor relación entre la Naturaleza y lo que las sociedades humanas han elaborado sobre ella y sí mismas.
En etnias aborígenes y algunas comunidades religiosas menos “civilizadas” y/o industrializadas ésta relación es más directa y natural, es su cultura, es decir su forma de vida. Esto es válido en algún grado en los medios rurales, donde el medio natural y los ciclos solares diarios y estacionales determinan las formas y ciclos productivos.

Así la ideología o imaginario ambientalista urbano se presenta como una neo-visión humanista, la que quiere rescatar la integración del hombre contemporáneo con el medio natural, dejando el rol depredador del hombre como señor de la creación.

Las distintas visiones de este imaginario varían desde posiciones testimoniales – como las colonias de la New Age y los manifiestos naturalistas y políticos, otras experiencias singulares como la permacultura de Fukuoka – hasta la disidencia política activa del régimen industrial y financiero en las sociedades tecno-neoliberales* o las anarco-neoliberales* (*según Foucault). Es decir, en las que tienen algún grado de planificación o en las que campean el “libre mercado”con los oligopolios.

En ellas las consideraciones ambientales se presentan como remediales a situaciones críticas o simplemente como maquillaje a situaciones conflictivas imperiosas del neo-liberalismo. Así el ambientalismo político se ve compelido a colaborar con el sistema para aminorar su omisión.

Las distintas visiones corresponden – más que a diferencias valóricas o programáticas – a los diferentes sensibilidad y esfuerzo individuales comprometidos en la praxis ambientalista.

La diversidad de motivaciones y de grados de compromiso – a veces solo actitudes individuales sostenidas puntualmente – cuestionan lo factible de una orgánica para una acción colectiva. El consenso para una discusión y acuerdos colectivos parece ser lesivo a la “libertad” personal de no opinar o disentir, es decir, al conformismo.

Existe un temor o resistencia a ser confundido como “socialista” por considerar la realización del individuo sólo posible con y a través de la sociedad. O a ser llamado “comunista” por plantear la necesidad de recuperar los recursos naturales de manos de los oligopolios. Es más consecuente actuar desde estos valores e ignorar los calificativos opositores. “Cuando los perros ladran Sancho, es señal de que cabalgamos”.

Es más fácil seguir a un líder, (desde Gurus a Führers) – de discurso coincidente con las motivaciones – que mostrar y actuar según una conciencia política responsable. (Ver E. Fromm: ”Entre la Libertad y el Miedo”).

Igualmente, aminoran estas motivaciones y compromisos la incorporación o dependencia del individuo al sistema, por sus privilegios relativos, sean éstos ingresos superiores al promedio o subsidios a su marginalidad.

No es de extrañar entonces el escaso apoyo electoral a los Verdes. (Chile: 1993, MacNeef 5,5%; 1999, Larraín 0,22%; 2013, Sfeir 2,35%). Así también opera para otros sectores no “viables” para el electorado. La postulación de MEO en el 2009 – con todas sus limitaciones – obtuvo una votación del 20%, indicativa de una mayor acogida como alternativa al duopolio Alianza- Concertación.

Las propuestas de legalización de drogas, el “matrimonio” homosexual, la vivienda social gratuita, los ministerios para cada sector poblacional, etc. podrían ser sólo metas minoritarias que distraen del mayor objetivo: Transformar la sociedad liberal explotadora en una Sociedad Humanista. Transformar políticamente el Estado hegemónico represor en un Estado integrador para Gobiernos participativos.

Al parecer las propuestas Verdes y de otros sectores – aún la imperiosa necesidad de obtener sustentabilidad para el actual sistema – escapan a la aceptación de la masa electoral, ávida de promesas de medidas “concretas” y más dispuesta a seguir a líderes carismáticos y populistas.

Es necesaria así una revisión crítica a las plataformas programáticas, tanto en la definición de sus propuestas como de sus alcances y etapas. Es decir aterrizar las visiones y transformarlas en objetivos e instrumentos de aceptación extensiva. Dejar la auto-complacencia de creer suficiente el mantener ciertos principios sin actuar por realizarlos.

La actual coyuntura de disolución para los micro-partidos políticos constituye la oportunidad de superar la fragmentación de visiones alternativas convergentes, muchas veces condicionada por los personalismos de sus dirigentes y el escaso nivel orgánico de participación en la definición de objetivos comunes y en las decisiones para actuar.

El Encuentro de Unión los Pueblos (11.03.14) puede ser la ocasión propicia para difundir un Manifiesto Unitario que llame a organizar un Gran Partido Alternativo al Sistema Neo-Liberal, con propuestas no solamente críticas y de vigilancia al Gobierno de MB, sino también positivas en enunciar metas objetivas, necesarias y factibles.

Este es un llamado personal – pero quizás representativo del anhelo colectivo – a los dirigentes de agrupaciones políticas marginales para superar las diferencias personales. Pensar más en el futuro de objetivos comunes que en los errores y resentimientos del pasado. También es un llamado a los adherentes y simpatizantes de ellas a actuar comprometidos orgánicamente – es decir, participar y militar políticamente – superando la comodidad y el conformismo pasivo.

La hipótesis y rol de Partido no son el de “dividido”, sino el del que toma parte en un proceso. Otra cosa son las “bolsas de gatos” o las peleas de kiltros chicos por un mísero hueso.

2 Replies to “Eco-ambientalismo

  • Diana Merino

    By Diana Merino

    Me encanto el análisis incisivo de este articulo , Jorge , comparto contigo la visión de “Dejar la auto-complacencia de creer suficiente el mantener ciertos principios sin actuar por realizarlos ”
    No creo que sea necesario usar terminos difíciles , porque estamos hablando de un partido donde mucha gente que encuentro es sencilla , muchos no poseen títulos , o grados de especialización en lo que hace o oficios , tienen que ser análisis cortos.
    Aprecio mucho el acercamiento de la visión política de un estado de gobiernos , en vez de uno solo integrador , fácilmente entreguista , sin análisis o pensamiento critico all consumismo , las corporaciones multinacionales que nos comen , tal cual lo hace en la India , o en Argentina , o cualquier pais donde se han instalado , donde en esa combinación entre pobreza , comprar parlamentarios , adecuar las leyes y devorar politicos y campañas , estaríamos luchando. Yo creo que aquí casi todos somos antisistema , y debemos visualizar bien en donde estamos parados , nos hemos alejado tato de la naturaleza , hemos procesado toda la ingenieria natural hacia campos compensatorios , empacados y rara vez etiquetados , que ya no escuchamos el llamado de la naturaleza
    He leído a Erich , el libro es buenismo (El miedo a la libertad) también lo recomiendo !! es asi Jorge que me gstaria trabajar en peq

  • Diana Merino

    By Diana Merino

    pequeñas comunidades , y en las ciudades pueden trabajar en barrios .
    Buscar lideres locales , la vision es desde dentro hacia afuera y el Partido propone directrices desde el momento histórico , define pautas , centraliza la tendencia , pero no puede delinear , lamentablemente , y una cuota mensual de dinero no vendrá mal para publicaciones y encuentros

    Un abrazo

Comments are closed.