Juventud: generación sufrida y porvenir (por Alfredo Vera Núñez)

“Mas que en ningún otro momento de la historia, la humanidad se haya en una encrucijada. Un camino conduce a la desesperación absoluta; el otro, a la extinción total. Quiera Dios que tengamos la sabiduría de elegir correctamente”. Woody Allen

Prueba a vivir en un mundo en el cual todo ya ha estado dicho o hecho, o descubierto, o inventado, o vivido. Un mundo en el cual vuestros padres pueden enorgullecerse o sentirse satisfechos de haberlo construido todo, ellos en su generación. Imagínate de no encontrarte cómodo en este mundo construido para ti, sobretodo porque tienes muchas razones o argumentos para hacerlo.

Prueba a crecer y madurar en el periodo histórico en el cual se están pagando las consecuencias sociales, ambientales, políticas y económicas, de la opción errada hecha de muchas de las personas que hoy nos acusan de ser, ingenuos, débiles, indiferentes, flojos o indolentes. Prueba a no tener idea de que será de tu mañana, sea por la situación económica, financiera o por el cambio climático. Prueba a tener 30 años y a deber trabajar part-time en un centro de llamados, viviendo todavía en casa de tus padres, por imposibilidad económica de formar una familia. Si no quieres formar una familia, prueba a tener una casa, cuando no puedes recibir un préstamo de bancos, que quizás después de haberte fregado y después de haber especulado de cualquier manera, no confían en ti.

Prueba a crecer con el cerebro cotidianamente bombardeado de impulsos, que cuando no son con propósitos publicitarios, te hacen creer que sin el mínimo empeño o capacidad, te convertirás en Rock Star o Diva Televisiva. Crece con el boom de la Publicidad o Marketing primero y del Reality Show después, en ves de con el “Carrusel de caballitos”. Prueba a ser joven en un mundo viejo. Un mundo en el cual, la insana carrera o competencia por tener mas, mas grande, ser el mas veloz, ultimo modelo, te ha llevado probablemente a lograr comer 3 veces al día, pero te ha cortado o privado de muchas otras cosas.
Prueba, si tienes mas de 40 años, a hacer parte de una generación que se ha siempre sentido o escuchado decir que es afortunada porque lo ha tenido todo.- prueba a imaginar por una vez que cosa quiere decir verdaderamente “tenerlo todo” o pensar de tenerlo, al menos. Crees que sea fácil dar un sentido a la propia vida??

Esta generación “sufrida y en recogida” ha sido la primera en vivir y también pagar, las consecuencias de estilos de vida, de política económica y social, que han llevado quizás por primera vez en la historia, a la convicción o conciencia de no poder tener más o lograr un mayor status o nivel económico de los propios padres. Pero no poder “tener mas” no es necesariamente un mal, sobretodo cuando se tiene por objetivo o realmente se quiere “hacer mas” (otro tipo de cosas) o “tener, pero de tener mejor calidad”.

Hay también una necesidad de dar respuesta a jóvenes que con sentimientos de rabia, agresividad, tristeza y oscuridad; en el momento en que, a pocos años del ingreso en la edad adulta, después de una marea de sueños y expectativas, frecuentemente inducidas y tempranamente fallidas. Buscan una explicación o solución a las situaciones en las cuales nos encontramos estos años al inicio de este nuevo milenio, todos ellos que sin lograr sentirse identificados en alguna ideología política, y sin tener la fuerza moral o de voluntad de hacer eso que en una situación similar hubieran hecho sus propios padres; se encuentran viviendo en un periodo de incerteza, a veces de bienestar material, en las nubes, que también los hace a menudo inquietos, insatisfechos, apáticos, indiferentes, indolentes, pasivos.

“Formo parte de una generación formada de muchísimos individuos que quieren mas de los propios antepasados padres o abuelos, siendo para nada dispuestos a contentarse de poco”. Jóvenes que a menudo “quieren obtener mucho sin esforzarse mucho” y que al mismo tiempo “tienen menos medios a nivel de carácter para obtener eso que quieren”; mas que “niños mal criados” demasiado consentidos durante la infancia y adolescencia, son chicos y chicas que “desafortunadamente les toca vivir este momento histórico en el cual la mayoría de sus exigencias no combinan, o no van, con una Economía estancada que no puede seguir creciendo al infinito”.“La economía destinada al crecimiento de la producción de bienes(en Chile y Latino America al rápido crecimiento de la Extracción de materias primas)ha llegado o debería haber llegado, a limite o termino, y no permite mas satisfacer con las compensaciones consumistas ofrecidas a las generaciones pasadas, el vacío espiritual que ha creado entre los seres humanos”. Generación de los que tienen 30-40 años, viven el drama de la precariedad del trabajo mal pagado, de una pensión o jubilación inalcanzable, la falta de un techo seguro, ritmo estresante de vida y en general la incerteza de un mañana.

Es el “todo y rápido” presentado como factor de progreso, la exclusión de la posibilidad de tener un trabajo constante y regular, que permita de obtener en modo autónomo o independiente no “el siempre mas” pero por ahora “el necesario” para vivir. El problema comienza “cuando todos los mensajes que recibes te empujan, o conducen, a identificar el sentido de la vida con el tener siempre mas”; Lamentablemente tu “no estas en condiciones de realizar este objetivo, porque no logras encontrar un empleo o tienes que contentarte o conformarte con un trabajo precario, mal pagado, no calificado; la desorientación es aumentada y empeorada por la publicidad mentirosa, que golpea sin piedad sobretodo a los jóvenes “condenados a quedarse como consumidores cortos o fallidos” por lo tanto doblemente frustrados.

”El modelo predominante no premia el merito, pero si la prepotencia social. El punto crítico llega cuando tus padres te dicen de haber hecho más que sus propios padres (tus abuelos) y partiendo de condiciones mucho más difíciles que aquellas en las cuales, gracias a su trabajo te han hecho crecer. Así, “a la frustración de no lograr ser independiente se suma la destrucción de la autoestima”. En tanto probar a escapar de la realidad quizás con alguna borrachera, piteada, volada, cotidiana para poder soportar las desilusiones. No se necesita ser sociólogo, para entender que estas palabras reflejan la realidad dramática de las generaciones jóvenes. El estancamiento económico, y crisis internacional, produce una reducción de los puestos de trabajo, del sueldo y del consumo. Pero estamos seguros que esto provoca inevitablemente un empeoramiento de la calidad de vida??

“El crecimiento del consumo produce un mejoramiento de la calidad de vida si se pasa de una comida al día a tres comidas, pero no así, si envés se traduce en pasar de un celular al año, ya a la edad de 13 años, a un nuevo teléfono cada 6 meses” Detrás del mas inofensivo teclado, se esconde la guerra a expensas de los pobres que se combate en el Congo por la minería del Coltan, mineral no renovable que constituye un componente indispensable para toda electrónica de consumo. Una fila toxica: emisiones, contaminación, basura. Todos factores que implican un progresivo empeoramiento de la Biosfera.
Punto clave, es el análisis de la frustración de frente al modelo que usa y bota, indiferentemente, cosas, bienes y personas. No debería sorprender si en una sociedad basada en el continuo consumo de bienes o mercancías, y una siempre mas rápida sustitución, también las relaciones humanas son sujetas a la misma dinámica?? Cada situación es temporal o pasajera, del trabajo a la amistad, cada novedad es pronta o lista desde el nacimiento a ser sustituida, sobretodo si no hay ganancia económica involucrada (y esto también comprensible, hoy mas que nunca) mejor dejarlo pasar o perderse. Usamos y desechamos las relaciones humanas en base a nuestra comodidad o conveniencia, sin darnos cuenta que así haciendo usamos y nos desechamos nosotros mismos. No podemos negar que el difundirse del modelo de consumo los últimos decenios ha en estos días abrazado cada aspecto de la existencia, una excesiva monetarizacion, un convertirlo todo a monetario, o mercantilización invasiva de los procesos de la vida, nos han portado a privilegiar esas relaciones humanas que tienen para nosotros una suerte de reencuentro económico final.

Relaciones superficiales, de las cuales deben nutrirse también los sentimientos; el amor, que “se reduce a relaciones ocasionales sin mañana, y la amistad que muy a menudo es solo una lista de nombres en Facebook”. Pensamos en la amistad, quizás esa del Facebook. Que cosa hay de mas superficial que personas que no se ven de decenios, que no se saludan ni siquiera si se encuentran en la calle, o que derechamente ni siquiera se conocen en persona, pero se definen “amigos”, de exhibir o exponer bellamente en el muro del Facebook, para hacer ver al mundo cuantos se tienen? Cuanta soledad hay tras esa feria de vanidad? Quizás mucha. Sobretodo si se piensa en el hecho que con un “click” se puede comenzar o interrumpir una “amistad”, o que se puede requerir amistad, sin después si quiera tomarse la molestia de responder a una pregunta del tipo “ohhh, cuanto tiempo!!! Como estas!!!”. Y también en el caso en el cual se lograra mantener el contacto (cosa muy linda), porque hacerlo si después de 10 o 20 años que no nos vemos, con todas las cosas pasadas y diferentes caminos tomados, la impresión podría ser por ejemplo “cual personaje de la prehistoria eres??? Atrás de estas relaciones humanas, si así se les puede llamar, esta el vacío o la nada. Esta el intento de creer y hacer creer de no estar solo. Efecto colateral de una generación sacrificada al dios consumo, y a la diosa apariencia.

Querer siempre más, siempre más nuevo, último modelo, siempre distinto, mas grande o nuevo que el vecino, siempre a la búsqueda de un nuevo deseo para rápidamente satisfacerlo o renovar. La verdadera dependencia de esta generación, su deber, su jaula o prisión. Todos abiertos al cambio, pero solo ese cambio de piel o superficial. Todos listos a cambiarse de vestimenta más veces al día, pero ojo que, igualmente incapaces de cambiar un solo hábito o costumbre. Pongamos atención al look, al cool, al new, al nuevo. Estamos preocupados o atentos a cual automóvil se adapta mas a la imagen que queremos dar de nosotros mismos, a cual color de zapatos o de pantalones podrían expresar mejor nuestra identidad (a menudo en ausencia de un Dios o creencia Política, el único modo para sentir de tener una). Hoy esta de moda ser flexible, se necesita ser o sentirse listo al constante cambio, a la constante novedad. Basta que sobre el envase de un producto sea escrito “Nuevo” para aumentar considerablemente su venta; pero lamentablemente, fuera de los muros del Mall o Supermercado, no somos capaces de mirar el mundo con otros ojos.

Entonces tiene todavía sentido preguntarse o cuestionarse, como sea posible un aumento exponencial del divorcio, una difusión sin precedente de la sensación de soledad, un individualismo desarmante, la incapacidad de comunicarse o cualquier fenómeno de este tipo, con el consecuente abuso de drogas, alcohol y psicofármacos, que puede caracterizar una gran parte del mundo de los menores de 40 años??” Prueba a salir un Sábado en la noche y sentir el vacío, fuera y dentro de ti, en ver muchos, demasiados contemporáneos o gente de tu edad, incapaces de afrontar también una simple noche en discoteca o pub, sin recurrir al uso de sustancias mas o menos legales o ilegales. Ausencia de un poquito, pedacito de espiritualidad o ideología. Buscando una identidad en todo Chile con el Black o Death Metal, punk, hippie, hip hop, etc.

No se ahorran criticas duras a quien nos ha precedido y nos ha conducido en esta dirección en la cual parece que todo ha estado “dicho, hecho y dado” y donde queda una amarga sensación de impotencia. Sin embargo no se limita a esto, pero a tratar de entender el porque esta actual generación parece ya habituada en su situación de ruina o desastre perpetuo, sin reaccionar intentando mostrar o sugerir un camino diferente en estilo de vida, de recuperar lo que es mas practico, el buen sentido, atención al ambiente y justicia social. Aprendiendo caminos posibles y reales de cambio en la vida diaria a partir de ahora. El pacto de ser realista y reencontrar el buen sentido, premisa indispensable para recorrer otros caminos.

La situación económica del mundo no tiene piedad, no perdona. Pero exactamente su dureza sugiere una solución; aprender a consumir menos (y mejor) para vivir otra vida, lejos de la soledad del impulso y fuerza consumista. A primera vista da la impresión que estos pensamientos de “Economía del Decrecimiento” sean teorías económicas provocativas, extrañas e inusuales, ya que se proponen vanamente o irrealísticamente de dar vuelta atrás, los fundamentos o bases sobre los cuales se fundan las actividades productivas en las sociedades industriales.

A partir de la experiencia de vida y problemas existenciales de los jóvenes que se aproximan a la edad madura. Se vislumbra el Decrecimiento como una critica radical a un sistema económico y productivo entrado en colapso y recesión profunda de ya asumir la distinción de “Crisis de Civilización, de la civilización occidental, pero como occidente esta mundializado o globalizado se trata de una crisis global, unidas crisis Ecológica o Ambiental, Cultural, Económica, Política” pero a la vez constituyendo el cuadro de referencia de un sistema de valores, para indicar perspectiva o posibilidad de un futuro mas deseable. Oportunidad para redescubrir nuevos valores diferentes de aquellos económicos.

Especialmente, en nuestros países Latinoamericanos, el Extractivismo** depredador, modelo del “Viejo Desarrollo”, atado y dependiente a la globalización, y la consecuente consolidación de la “Mentalidad Rentista” (debido a grandes rentas por exportación de recursos naturales materias primas) a pesar de dar una Ilusión de Bienestar Material y Desarrollo Económico, se basa en una contabilidad distorsionada, que va destruyendo otros valores que suelen ser invisibilizados: ecológicos, económicos, culturales; ha profundizado una débil y escasa institucionalidad democrática, alienta la corrupción, desestructura sociedades y comunidades locales, deteriora gravemente el medioambiente, agravado con las practicas clientelares patrimonialistas desplegadas que contribuyen a frenar la construcción de ciudadanía, además de concentrar la riqueza en manos de unos pocos (Patrimonialismo: tendencia de un gobierno, partido político, corporación, etc. A considerar como propios los bienes públicos).Dejando el verdadero saldo en Negativo (una Verdadera pobreza);La experiencia indica que el mito de que “el dinero lo resuelve todo” o que el camino para “vencer la pobreza” de los pueblos Latinoamericanos pase por intensificar el rol extractivista de sus estados, es muy discutible. Hay que revisar si los encadenamientos productivos deben ser primordialmente con el mercado mundial o mas bien entre pueblos de la Región. Si es que seguirá prevaleciendo el mentado “Desarrollo Nacional” a partir de “Mercantilizar nuestra Naturaleza”, o podremos avanzar en el impulso de la Autosostenibilidad territorial de nuestros pueblos y comunidades. Modelos Rentistas y dependientes que caracterizan nuestros países latinoamericanos son tan paradójicos que incluso en épocas de abundancia, intensifican su conexión con la economía- mundo capitalista- y por ende su propia dependencia- y amplifican sus males endémicos, los cuales son encubiertos por la Renta, como Ilusión de Riqueza; aumentando los niveles de exportación de materias primas (aumento del Extractivismo) al mismo tiempo que aumentando las importaciones, anulando y perjudicando a la pequeña y mediana empresa local, crecientes niveles de endeudamiento externo, en nombre del “Desarrollo”, se trata de un problema estructural o endémico. Muy peligroso es el aumento del Extractivismo Agrario con la invasión imperialista de semillas transgénicas y agronegocios que pueden aniquilar la soberanía alimentaria nacional de los países. El deseado nuevo orden Post Capitalista en el seno de nuestras sociedades constituye el transito desde la Pobreza Rentista a la Riqueza por apropiación de procesos. El modelo actual necesita ser superado, suponiendo “Cambios de Verdad” para formar parte de una real “Transición” global.

La crisis del modelo de Crecimiento Económico, abre nuevas perspectivas con ventajas insospechadas. Por ejemplo aquellas garantizadas de la Innovación Tecnológica destinada a reducir la extracción de recursos por unidad de producción, reducir varias formas de contaminación ambiental, hacer durar mas los objetos y recuperar los materiales contenidos en objetos botados a la basura, se llama: Decrecimiento Selectivo de la producción y del Consumo de Bienes. Una perspectiva nueva que ayuda a entender que el Más no es siempre sinónimo de mejor, y que la palabra Menos no significa obligatoriamente peor. Exactamente la crisis económica que estamos viviendo “permite una nueva fase de progreso en la historia humana” obligando a todos- partiendo de los jóvenes- a revisar su estilo de vida. Menos competición mas colaboración o cooperación. Mejor comenzar ahora rápidamente, desde abajo, sin atender a que el mercado global enloquecido nos de la reglas.

No todos logran sustraerse al hechizo o encantamiento del crecimiento económico, pero crece el número de jóvenes que han iniciado su camino de liberación, a partir de su opción de vida. “emancipándose de la necesidad de consumir, de la necesidad de llenar bolsos de objetos en el centro comercial porque son incapaces de llenar el vacío creado dentro de ellos mismos”. Jóvenes que “están redescubriendo los saberes y el saber hacer con los cuales las generaciones precedentes eran capaces de satisfacer algunas necesidades vitales, auto-produciendo muchas de las cosas necesarias para vivir” Basta no vivir esta opción como encerrados en un nicho alternativo, pero mas bien siguiendo la indicación de Gandhi “Se el cambio que quieres ver en el mundo”. Pero no se ha dicho que esto vendrá sin dificultad, desorientación, confusión, sufrimiento y dolor.

**Nota: (Extractivismo: extracción intensiva de recursos naturales, para la exportación, minería, agricultura intensiva, plantaciones agrícolas o forestales de monocultura, ganadería o pesquera intensiva, todo para exportación; con muy bajo procesamiento o valor agregado, sin Industria o Manufactura, con sus impactos sociales, económicos, ecológicos y ambientales); Si las retribuciones consumistas del sistema de Extractivismo Capitalista son satisfactorias para usted y las desventajas de subdesarrollo de nuestros pueblos no le interesan, obviamente este escrito no es para usted; el Extractivismo es crecientemente veloz en Chile; con su espejismo de bienestar y desarrollo económico.

Para obtener 3 kilos de Cobre se extraen y procesan en promedio 1000 kilos de montaña; el 2012, 89 de 100 dólares que se exportaron correspondieron a materias primas, en minería, el gobierno de Sebastián Piñera proyecto sextuplicar la inversión minera al 2020; a nivel nacional se insiste en los beneficios que genera la exportación extractiva, pero no se realiza una contabilidad donde se resten los costos económicos de los impactos que genera, y los tributos que pagan las empresas involucradas son muy bajos. Por lo tanto es muy discutible el balance económico neto del extractivismo para el país; En Chile el impuesto progresivo minero que se aplica al extractivismo, que promedia un 7,83%, permite que las empresas mantengan rentabilidades en el orden del 50%. Si se eleva ese mismo impuesto a un 40%, las Compañías de todas maneras tendrían altísimas rentabilidades (estimadas en el 30%), y el Estado lograría 3 mil millones dólares adicionales por año. Actualmente, las corporaciones apelan a varios mecanismos para reducir o evadir tributos, de donde una fiscalización rigurosa también aumentaría la recaudación.
polis_arqui
Cortesía de: Alfredo Vera Núñez; Agrónomo. MSc. Agricultura Orgánica. Universidad de Kassel.

Recursos
GenerazioneDecrescente; Andrea Bertaglio
La Decrescita, I Giovani E L’utopia ; Jean-Louis Aillon
America Latina en la Geopolitica del Imperialismo; Atilio Boron
Extractivismo y Neoextractivismo; Alberto Acosta