El compromiso ecologista (A propósito de la limpieza de una playa)

Postulamos a que el ecologismo es compromiso con el Hombre y su medio social. Es también compromiso creciente con la vida, con la protección de la naturaleza y del medio ambiente.

Leonardo Gutiérrez (vicepresidente de comunicaciones del PEV)

El ecologismo llama la atención acerca del quiebre del equilibrio entre Sociedad y Naturaleza. El ecologismo cuestiona los modelos económicos y culturales que son motivo de aquella ruptura. Como alternativa, persigue un desarrollo social y humano equilibrado con la naturaleza. El desarrollo a través del uso de energías renovables y no contaminantes, por ejemplo.

El cambio es posible con responsabilidad personal y compromiso social para que todos podamos sentirnos responsables de nuestro porvenir. Hace unas semanas, Ecologistas Verdes del Bio Bio y amigos procedieron a efectuar limpieza en la Playa Ramuntcho, cerca de Concepción

¿Por qué este gesto? , ¿Dónde hay que ser ecologista verde?

En todas partes, primero en la familia, en el hogar, en el trabajo, en el barrio, en la comuna, y así sucesivamente. Ser “ecológico consciente” es una cualidad, pero no debe quedar aislado en la individualidad. Hay que testimoniar esa visión de mundo. Decir sin complejos que se “es ecologista”

El “Ser ecologista” tiene una exigencia: el “deber ser”, es decir, cumplir con deberes éticos para responder a esa denominación …Para lograr la responsabilidad colectiva, esa que se le exige a los líderes sociales y autoridades, a las instituciones, debemos avanzar en la responsabilidad propia. Las iniciativas ciudadanas han crecido en el último tiempo, pero no surgieron ayer; muchas de ellas se vienen realizando desde hace décadas, pero se han transformado en colectivas porque surgieron de ideas pequeñas, particulares surgidas desde ese concepto de responsabilidad propia.

 

Desde esta perspectiva la ética ecológica es todo un compromiso vital, pues compromete la vida entera en las duras tareas del equilibrio natural, de la armonía cósmica y de la confraternización con toda la naturaleza.

Las preocupaciones de muchos, los debates que hay sobre el calentamiento global y las diversas situaciones de destrucción y contaminación de aguas, bosques y otros, llevan a numerosas personas a comprometerse por cuidar y preservar la naturaleza, y deben ser apoyadas para ir creando una conciencia cada vez mayor.

Sin embargo, son demasiadas las veces que se toma lo ecológico como una simple etiqueta comercial, sin contenido, como cuando leemos sobre “bebidas ecológicas”, “pinturas ecológicas”, “ropa ecológica”, etc. No podemos convertirnos en un slogan o adjetivo comercial más.

36637_10200661908448526_897832531_n

Esta nueva ética, esta responsabilidad propia representa una coherencia radical entre las ideas y la forma de estar en el mundo. Cotidianamente nos llama a enseñar con el trabajo, el ejemplo, los afectos, el saber vivir.

El buen vivir constituye un paradigma de sociedad sustentable basado en el acoplamiento equilibrado y equitativo entre economía y naturaleza, de tal suerte que la “vida entera” esté garantizada para la especie humana. Y aquí cabe una precisión fundamental: en una relación de reciprocidad entre seres humanos y naturaleza, la especie humana al garantizarse a si misma su continuidad garantiza la supervivencia de todo lo demás facilitando que los encadenamientos tróficos fluyan sin quebrantos y los ecosistemas mantengan su equilibrio y así puedan cumplir su misión ecológica de sustentar toda forma de vida; es –digamos-, un circulo virtuoso de ecología viva. El buen vivir constituye un paradigma de sociedad sustentable basado en el acoplamiento equilibrado y equitativo entre economía y naturaleza, de tal suerte que la “vida entera” esté garantizada para la especie humana.

Por eso el ejemplo de los eco-amigos del Bio Bio constituye un modelo a imitar, porque de ese modo vamos dando impulso a la vida misma. La RESPONSABILIDAD PROPIA se transforma en un principio para los Ecologistas Verdes; un principio que debe derivar en la dimensión política del “ser ecológico”, para lograr que las políticas públicas, las regulaciones y legislaciones, asuman ese compromiso como un deber colectivo, garantizado por la sociedad.

Adelante Ecologistas Verdes: hay que limpiar, hay que sanar, hay que recuperar, reciclar, revivir no solamente la naturaleza, sino también las relaciones sociales entre los humanos, porque otro mundo es posible, pero sobre todo, indispensable.