En Suecia compran basura para reciclarla y luego convertirla en energía

Suecia tiene un programa de reciclaje de quema de materia orgánica, que reduce la producción de metano en la descomposición en los vertederos. De todos los desperdicios que generan los hogares suecos, sólo el 4 % de los residuos de ese país terminan en los vertederos, el otro 96 % se reutiliza en incineradores donde se queman para generar calor y electricidad. Pero se han encontrado con un problema, simplemente no están generando suficiente basura para alimentar los incineradores.

La quema de la basura en los incineradores generan el 20 % de la calefacción urbana de Suecia, un sistema de distribución de calor mediante el bombeo de agua caliente en las cañerías a través de los edificios residenciales y comerciales. También proporciona electricidad a 25.000 hogares.

Al producir mucho menos desperdicio, Suecia ha comenzado a importar alrededor de 800.000 toneladas de basura del resto de Europa por año para usar en sus plantas de energía. La mayoría de los residuos importados provienen de Noruega, país vecino al que le es más caro quemar la basura y más barato para los noruegos exportar sus residuos simplemente a Suecia.

Noruega se deshace de sus residuos sólidos, en la disposición Noruega paga a Suecia para poner los residuos en sus manos y así tener electricidad y calor. Pero las dioxinas en las cenizas del subproducto de desecho son un contaminante ambiental grave, como los metales pesados capturados dentro de la ceniza que deben ser depositados en vertederos. Estas cenizas son luego exportadas a Noruega.

Vía: claneco.com