Pirotecnia, ¿tradición o derroche?