LOS NIÑOS DE TAILANDIA ESTÁN BIEN, ¿Y LOS NUESTROS?